Las duchas de agua fría aportan grandes beneficios a la salud

Las duchas de agua fría, aunque en principio puedan parecer poco apetecibles, son grandes aliadas de la salud. A continuación te dejamos algunos de sus principales beneficios:

  • Activan la circulación: Cuando el cuerpo se expone al agua fría, comienza a llevar más sangre a los órganos y a los tejidos internos, por lo que éstos se benefician de un mejor flujo sanguíneo.
  • Eliminan grasa: Con el agua fría el organismo se ve en la necesidad de aumentar el gasto calórico (a quemar más grasa) para mantener la temperatura corporal constante. Además, la exposición al frío activa la llamada grasa marrón, un tipo de grasa más beneficiosa que la grasa blanca y más vinculada a ser utilizada como fuente de energía.
  • Mejoran la fertilidad: El calor puede empeorar la producción de esperma y su calidad. Sin embargo, los baños con agua a baja temperatura tienen el efecto contrario.
  • Son un antidepresivo natural: Liberan en el organismo las dosis necesarias de adrenalina que reducen de manera sustancial los primeros síntomas de depresión.
  • Fortalecen el cabello: El agua caliente debilita el cabello y los folículos pilosos. Está comprobado que las personas que se bañan con agua fría poseen un cabello más sano y fuerte, además previenen la alopecia de forma más efectiva.
  • Reducen la inflamación: El agua fría provoca una vasoconstricción que ayuda a reducir el flujo de sangre y por tanto evita que después del deporte se produzca un exceso de inflamación y las molestias que ello conlleva.

Ahora que desde Uditec te hemos contado las ventajas de las duchas de agua fría ya no valen las excusas. 🙂